6/3/15

UNAMOS NUESTRAS PALABRAS #7

¡Hola chicos!
Siento no poder haber subido la entrada ayer, pero me fue totalmente imposible. Hablo del séptimo capítulo de nuestra iniciativa, del cual se ha encargado Julia, de Empty Chairs at Empty Tables.

Estaré hasta finales de mes un poco desaparecida, porque tengo ahora los finales y lo que más quiero ahora mismo es no tener problemas para la nota, así que, ¡a estudiar se ha dicho! Menos mal que cuando empecé con el blog fui previsora y dejé alguna que otra entrada por ahí para "casos de emergencia".

Además, os aviso de que ya podéis encontrar la página de facebook en los iconos de la derecha.

No os entretengo más, ¡aquí está nuestro capítulo 7!



Una luz tenue la despertó. Se encontraba en la cocina de su ahora antiguo hogar, sentada, observando cómo su madre cocinaba. Se encontraba de espaldas a ella, cocinando lo que parecía una ensalada, de esas que preparaba cuando su padre llegaba tarde después de un largo día en el Consejo. ¿Por qué la preparaba ahora? Sel quiso preguntarle, pero no se podía mover. Sus músculos no le respondían. 

Entonces la puerta se abrió dejando paso a un hombre de unos treinta años. Su pelo moreno despeinado reflejaba la luz del atardecer haciendo destacar sus ojos verdosos que Sel tanto conocía. Aurius, su padre, se dirigió hacia Margarot con una expresión de cansancio.

- ¿Cómo ha ido? ¿Lo has arreglado? – preguntó Margarot girándose para mirar a su marido dejando entrever a los ojos de Sel una incipiente barriga. Margarot estaba embarazada, ¿de Sel?

- Margarot, aunque he insistido, el Consejo ha decidido seguir adelante. Dicen que es demasiado peligroso, que él podría… podría…

Aurius no continuó, con lágrimas en los ojos se derrumbó. Sel nunca lo había visto así. Nuca lo había visto derramar una lágrima. Magarot se arrodilló junto a su marido también con lágrimas en los ojos pero con expresión seria.

- No lo permitiré. Louran no siempre tiene razón. Sus visiones ya han sido erróneas en el pasado. – dijo         Margarot con una mano en la espalda de su marido, consolándolo, y la otra en su barriga.

- He rogado a Louran de todas las formas posibles. No me escucha y no me escuchará. Margarot, debemos huir. Debemos hacerlo si queremos…

- Sabes que eso no es una opción. – lo interrumpió su mujer, sus lágrimas habían desaparecido y en su mirada sólo se encontraba determinación. -  Nos encontrarían. La única opción es esperar a que nazca y entonces…

Sel no pudo oír nada más. La visión de sus padres desapareció dejando solo oscuridad.

¡Me ha encantado y se me ha hecho tan corto! Ahora estaré en vilo hasta el jueves que viene... (qué poco me gusta eso).
Y nuestro próximo escritor es... ¡Gerard! Es el administrador del blog Susurros Literarios, que seguro que nos sorprende el próximo día.
Hasta aquí nuestra ración de magia fulgur de la semana.
¡¡Nos leemos!!


8 comentarios:

  1. Mucho ánimo con los exámenes!
    Me ha gustado la continuación de la historia, no esta nada mal lo que estamos creando, eh? jaja.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, guapa!
      Es increíble ver como poquito a poco va creciendo todo, ¡ me encanta !
      Besos<3

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias, guapa!
      Es increíble ver como poquito a poco va creciendo todo, ¡ me encanta !
      Besos<3

      Eliminar
  2. Hola, participo en la iniciativa "Seamos Seguidores", te sigo.
    http://radioactive-books.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola guapi!
    Me encanta la historia, como va quedando, es que es genial! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapísima!
      Yo estoy deseando siempre de que llegue el jueves *_* ¡Una razón más para ser feliz! Jajajaja

      Eliminar
    2. ¡Hola guapísima!
      Yo estoy deseando siempre de que llegue el jueves *_* ¡Una razón más para ser feliz! Jajajaja

      Eliminar
  4. Hola guapa, ¡es genial la historia! Ya te lo comenté pero YAY *_*
    Mucha suerte con los exámenes <3

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por comentar!
Leeros siempre me saca una gran sonrisa, ¡os lo prometo!
Intentaré responderos siempre que pueda, pero a veces se me puede poner difícil por falta de tiempo...