UNAMOS NUESTRAS PALABRAS #11

¡Hola! ¿Cómo van esas vacaciones? Las mías bastante bien, aunque queden algo empañadas por el estudio. Pero bueno, hay que llevarlo todo al día...

Ayer no pude traeros el nuevo capítulo de Fulgur porque mi cofradía salía a la calle, y durante toda la noche estuve de madrugá en mi pueblo con mis amigas. El día de hoy ha sido un poco descontrol porque me acosté a las 7,30 de la mañana viendo la procesión de Jesús Nazareno y me he levantado... bueno, mejor no lo digo. 

Maya, de El rincón de Maya, nos ha traído la continuación. ¿Queréis leerlo? ¡Dale al botón!


A cada paso que damos, el deseo de quitar sus asquerosas manos de mí se incrementa en grandes cantidades, pero no puedo apartarlo porque las mías permanecen atadas detrás de mi espalda.

Mis ojos están vendados, así que no puedo ver todo el trayecto que estamos recorriendo.

Al principio, el aire que respiraba era denso y húmedo. Subimos escaleras, doblamos tantas veces que ya perdí la cuenta, y cuando lo escuché abrir una puerta me empujó para que saliera primero y luego él me precedió.

Todo eso sin apartar su mano de mi antebrazo derecho.

—¿Están todos en el Gran Salón?

—Sí, señor.— contesta una voz masculina a la pregunta que formuló Rhys.

—Bien.

Retomamos el paso. De vez en cuando forcejeo con él, pero solo provoca que me apriete más fuerte.

—Sé una buena chica. —murmura cerca de mi oreja. —No querrás que los demás se lleven una muy mala impresión de ti.

"Como si me importara." digo en mi mente.

Definitivamente él está jugando conmigo. ¿Hasta qué punto se atreve a llegar?

Sumergida en mis pensamientos, no me doy cuenta que nos detuvimos. 

Siento sus asquerosas manos detrás de mi cabeza desatando el nudo del pañuelo negro que cubre mis ojos mientras me pregunta: —¿Estás lista?

Pestañeo un par de veces para enfocar la vista, y luego le dedico mi peor mirada.

Nos encontramos frente a una gran puerta doble de madera preciosa. Algo en mi interior me asegura que nada de lo que veré al otro lado de estas será de mi agrado.

"Pero no tengo miedo". Aseguro en mi mente. "No les tengo miedo a ninguno de ellos."


Al fin y al cabo, aunque ni la misma Sel no fuera consciente de eso, los que deberían de tener miedo son todos ellos.

¿Qué encontrará Sel tras esa puerta? ¿Será algo bueno... o algo malo? ¡Solo lo sabremos en el próximo capítulo, a cargo de  Rocío, de Viajando lejos a través de los libros.

¡Hasta pronto!


Comentarios

  1. Hola Marina! no conocía la iniciativa y me ha encantado!!!
    está genial la entrada!
    cariños n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Constanza! Me alegro mucho de que te haya gustado ^^
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola, somos tus nuevos seguidores.
    La verdad que nos encanta tu blog y esta iniciativa está muy bien.
    Nos encantaría que te pasaras por nuestro blog.
    Un beso y te deseamos mucha suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por comentar!
Leeros siempre me saca una gran sonrisa, ¡os lo prometo!
Intentaré responderos siempre que pueda, pero a veces se me puede poner difícil por falta de tiempo...